Fecha de nacimiento: 30/06/1931
Lugar de nacimiento: Alviano/I
Votos temporales: 09/09/1953
Votos perpetuos: 09/09/1956
Fecha de ordenación: 26/06/1955
Llegada a México: 1970
Fecha de fallecimiento: 09/03/2003
Lugar de fallecimiento: Milano/I

P. Enzo Canonici, quinto de siete hijos, cuatro varones y tres mujeres, nació en Alviano, Terni, el 30 de junio de 1931, hijo de Fortunato y Leontina Caneponi. Su padre trabajaba en una empresa de mantenimiento de los Ferrocarriles del Estado, su madre era ama de casa. La fe se vivía y se rezaba cada día en la familia, y todos asistían a la iglesia.

Su hermana Eleonora asegura que, desde pequeño, Enzo mostró una inclinación natural por la iglesia y las cosas de Dios. En su tiempo libre de la escuela y el estudio, prefería ir a la iglesia, hasta el punto de que un día su padre le regañó porque “¡siempre estás en la iglesia!”. Al pequeño Enzo le gustaba mantener el altar ordenado, coger flores frescas que colocaba delante del altar de la Virgen, limpiar el polvo para que todo estuviera siempre en orden. Pero también tenía estas pequeñas atenciones en casa: lustraba sus propios zapatos, barría el suelo y realizaba mil pequeños servicios, todo para aliviar a su madre de su trabajo diario.

Esta pasión suya por las cosas pequeñas le llevó a aprender a hacer malabares en la cocina y a ser cocinero, lo que fue de gran utilidad para él y para la comunidad hasta que unos días antes de morir, en ausencia de la cocinera, pudo preparar el almuerzo y la cena para todos.

Todas las mañanas iba a misa con su madre y, cuando creció un poco, quiso ser monaguillo. El orden, la precisión, la meticulosidad que tenía en sus cosas, se reflejaba también en su vida. Si esto fuera una virtud, a la larga podría convertirse en un defecto porque, ya sabes, las cosas perfectas no son de este mundo, y entonces corres el riesgo de molestar a alguien. También tuvo mucho éxito en la escuela y en los estudios, tanto porque era inteligente como porque se aplicaba mucho. Sin embargo, con sus compañeros era animado y alegre.

En el seminario diocesano

El primero en partir hacia el convento franciscano de Asís fue su hermano Luciano. Enzo estaba naturalmente dispuesto a seguirlo, pero su párroco lo dirigió al seminario diocesano de Amelia. Estaba cursando el segundo grado cuando, el 15 de marzo de 1943, la noticia de la muerte de su madre estuvo a punto de derribarlo. Sensible como era, sufrió mucho, pero sus superiores estaban cerca de él y consiguieron aliviar su dolor. El padre Enzo siempre recordaba a su madre y, cada año, en la fecha de su muerte, celebraba una misa por ella e invitaba a la comunidad a recordarla en la oración.

También había monjas en el seminario menor de Amelia. Una de ellas, al ver a aquel pequeño seminarista (era realmente pequeño, diminuto y tan delicado) que sufría por la falta de su madre, se ofreció a ser su madre. El P. Enzo recordaría a aquella buena monja durante el resto de su vida y dedicaría gran parte de su ministerio sacerdotal a la dirección espiritual y a la predicación de ejercicios, retiros y conferencias a las monjas, casi como una deuda de gratitud hacia ella.

Misionero comboniano

Después del instituto, nuestro joven fue al seminario regional de Asís. Aquí el Señor lo esperaba para llamarlo a la misión. “El deseo de ser misionero empezó a surgir en mi corazón durante mi segundo año de bachillerato, es decir, hace tres años (hice mi primera teología este año). Sin embargo, más que un deseo, era una suposición. Viendo las necesidades de las misiones, me dije: “¿Y si yo también me hiciera misionero?”, pero enseguida resolví el asunto pensando que incluso en nuestra Umbría, ya no verde, sino roja, había mucha necesidad de sacerdotes.

Ante la insistente llamada de la gracia, la conjetura se convirtió en una verdadera vocación. Hasta hace unos meses, solía decir: ‘Si supiera que esto es la voluntad de Dios, me iría enseguida’. Ahora he llegado a saber que esta es la voluntad de Dios (cómo podré insinuar esto en otras ocasiones) ergo lo único que queda es irse. ¿Pero cuándo? Sólo mi padre espiritual y una santa monja que Dios quiso darme como segunda madre, tras la muerte de mi madre terrenal, están al tanto de mi deseo. En cuanto me vaya de vacaciones, hablaré con el obispo al respecto. Luego se lo diré a mi hermano Luciano (que será ordenado sacerdote este año) y después a los demás miembros de la familia” (1 de julio de 1951).

El huracán en la familia

Cuando habló de su proyecto en la familia, se desató un huracán. Su padre, sus hermanos (incluso el franciscano) y sus hermanas estaban en contra de él y de forma decidida, casi violenta. Las numerosas cartas del padre Enzo sobre este tema son muy elocuentes. “Si hace unos años descarté de mi corazón la idea de la vocación misionera, la causa principal fue el estado de papá. Estando solo en casa, sólo sufre, sin tener siquiera quien le haga una sopa y arreglándoselas con pan empapado en lágrimas. ¿Debo dejar a un padre así y confiarlo a la providencia de Dios, o debo esperar a que las circunstancias cambien?

A medida que pasaban las semanas, la lucha se hacía más dura (y las cartas lo registran). “Mi hermano, ferroviario, y mi hermano, sacerdote, me llamaron aparte y empezaron a reprocharme porque no tengo conciencia, dejé que mi padre espiritual me diera vueltas en la cabeza sin pensar en la familia que me necesita. Me llamaron traidor a la familia, luego mi padre se sumó y continuó tratándome de traidor, diciendo que yo había echado por tierra todas las esperanzas, que había arruinado su futuro y el de su hermana menor que llevaba seis años en el orfanato…

Yo traidor, yo cobarde, yo repudiado por la familia, yo el más indigno de los hijos, yo infame, yo maldecido por mis hermanos… Apartándome de ellos no pude evitar romper a llorar yo mismo. Padre mío, ¡imagina lo que está pasando por mí! Sin embargo, he jurado al Señor ser un traidor a mi familia, pero no quiero ser un traidor a su voluntad. Una y otra vez le digo al Señor: ‘Dios mío, ¿por qué no me has dejado en paz en mi seminario? Y la respuesta es siempre la misma: “Porque te quiero”. Señor mío, ¡qué cruel es tu amor! ¿Cuánto queréis hacerme pagar por mi vocación?” (27 de agosto de 1951).

Incluso su padre espiritual le sugirió en un momento dado que continuara sus estudios hasta la ordenación sacerdotal, mientras tanto las cosas madurarían. Pero Enzo no era de los que dejaban que Dios esperara fuera de la puerta. Cuánto rezó y cuánto rezó durante ese tiempo, sólo el Señor lo sabe.

Finalmente, el 16 de septiembre de 1951, pudo escribir: “En casa, la gracia de Dios obró mucho. Aquel hermano que me insultó y maldijo se ha disculpado conmigo y me ha dicho que siga mi idea también. No quiere tener ningún remordimiento por mí. Mi padre siempre llora, pero cuando me despedí de él me deseó un millón de veces más de lo que creo. Mi hermano religioso se disculpó. Las hermanas lloraron porque sabían que nos veríamos muy poco.

Después de tanto sufrimiento y lucha, también surgió la tentación. Me parece que mi decisión fue un sueño, una locura… ¿Adónde iré ahora? ¿Qué me espera? La respuesta llega con insistencia: “¡Lo he hecho porque te quiero! Mi voluntad te espera: nada más”. Cada vez que rezo me siento reconfortado, fortalecido, pero sufro, sufro mucho’.

El mejor

El 2 de octubre de 1951 pudo ingresar en el noviciado de Florencia. Llevaba cartas de su rector y de su obispo, monseñor Vincenzo Lojali, que le dieron la mejor información sobre él. Su maestro fue el P. Giovanni Audisio. Vivió su noviciado con el mismo compromiso que había tenido para alcanzar esa meta. Y he aquí la respuesta del padre maestro: “Era excelente en todos los aspectos. Entró en el noviciado muy bien preparado y decidido a dedicar este tiempo al progreso de la vida espiritual, convencido de la necesidad de la santidad personal para la conversión de las almas en la vida apostólica. Excelente criterio e ingenio por encima de la media. Como personaje, es muy sensible, amable con sus compañeros, obediente y abierto con sus superiores. Sufrió mucho al dejar a su padre solo, pero el espíritu de fe y la generosidad hacia Dios le hicieron superar estos obstáculos”.

Pasaron algunos meses y el padre maestro registró: “Es sin duda el mejor entre los novicios de primer año. Amante de la piedad, desea progresar en la virtud. Está lleno de celo, que ejerció haciendo el catecismo dominical a los niños de una parroquia de la ciudad. Será un gran activo por sus dotes espirituales e incluso intelectuales. Destaca su devoción a la Virgen. No es una devoción de sentimientos, sino de hechos. Heroico en su lucha contra los familiares que se oponían a su vocación. Un poco obstinado en sus convicciones pero, por virtud, se ajusta a las de los demás. Estoy definitivamente a favor de su admisión a los votos”.

Durante su segundo año de noviciado, cursó segunda teología en el seminario diocesano de Fiesole. El 9 de septiembre de 1953 hizo su profesión religiosa “con la intención, con la ayuda del Señor y la protección de Nuestra Señora, de consagrar mi vida a la mayor gloria de Dios, mediante la conversión de los pueblos infieles, como miembro de la Congregación de los Hijos del Sagrado Corazón de Jesús”. El que recibió los votos fue el obispo Agostino Baroni, que había hecho los ejercicios con los novicios para prepararse a la consagración episcopal.

El P. Giovanni Battista Bressani escribe: “Conocí al P. Canonici en Florencia en 1953. Vivimos un año de noviciado juntos. Después pasamos seis años en la misma casa en España, ambos como formadores. Nos volvimos a encontrar en México durante otros seis años, aunque en comunidades distintas. Y finalmente, hace tres años, nos reencontramos en Italia: él en Brescia, yo en Arco. Hemos sido amigos toda la vida y nunca hemos dejado de escribirnos o hablarnos por teléfono, aunque estemos lejos.

Del P. Enzo debo decir en primer lugar una cosa esencial que caracterizó toda su vida: era un hombre de Dios, es decir, de una profunda espiritualidad, de un amor a Dios que partía del fondo de su corazón y que impregnaba toda su vida y su actividad.

Tenía un carácter fuertemente emocional y afectivo. A menudo, al hablar de Jesús crucificado, se le veía emocionado. Una mañana de Navidad le vi delante de la cuna del Niño Jesús llorando. Sin olvidar su amor filial y su devoción a la Virgen. La Virgen fue para él una verdadera y tierna madre”.

Después del noviciado, Enzo fue a Venegono Superiore para el tercer y cuarto año de teología. Los juicios sobre su persona y su espiritualidad en sus últimos años de formación siguieron los de su padre maestro. Fue ordenado sacerdote en Milán por el arzobispo Giovanni Battista Montini el 26 de junio de 1955.

Destinado a la formación

Inmediatamente después de la ordenación fue enviado a Brescia como profesor de latín, entre 1955 y 1958. De 1958 a 1965 estuvo en Sulmona como padre espiritual de los seminaristas. De 1965 a 1970 sus superiores lo enviaron a España, a Moncada, como director espiritual, confesor de los novicios y luego vicepadre maestro junto con el padre Juan Bautista Bressani, padre maestro.

De 1970 a 1988 estuvo en México: párroco en Ciudad Insurgentes (1970-1973); superior local del seminario menor de Guadalajara (1973-1976); curso de renovación en Roma (1976-1977); colaborador de la revista Esquila Misional y responsable de animación misionera en Ciudad de México (1977-1979); responsable de pastoral en Virgencitas (1979-1981): secretario provincial en México (1981-1982); en convalecencia en Ciudad de México (1982-1983) como consecuencia del primer infarto, todavía secretario provincial (1983-1985); superior local en el seminario de San Francisco del Rincón (1986-1988); año sabático en Roma (1989); superior de la Curia en Roma (1989-1994); en Roma en el cuidado (1994-1995); agregado de animación misionera en Pesaro (1996); animación misionera en Brescia (1996-2003).

Al observar estas escasas fechas, nos damos cuenta de que el P. Enzo dedicó buena parte de su vida a la formación de los futuros misioneros. A la pregunta: “¿Cómo te fue en estas ocupaciones?”, respondió: “Bien con las pequeñas, menos bien con las grandes, sobre todo en Moncada, porque no me sentía preparado para ese cargo y me faltaba experiencia en misiones”. “¿Para qué tipo de trabajo te sientes más capacitado?” “Ahora para el apostolado misionero; después de la experiencia misionera, también en el campo de la formación, especialmente como padre espiritual”. “¿Te gusta otro tipo de trabajo?” “Me gusta mucho la liturgia, el canto, la predicación, especialmente los ejercicios espirituales y los retiros. También parece que descubro en mí nuevas energías e iniciativas en otros campos. Ordinariamente: cuando se me confía un trabajo, también se me ocurren iniciativas insospechadas. También me gusta escribir. He editado dos folletos y varios artículos. Me gustaría decir unas palabras sobre esas “iniciativas insospechadas” de las que habla. Cuando estuvo en México, tanto en Villa Insugentes como en La Virgencita, entendió tan bien la psicología de la gente que, al cabo de poco tiempo, era capaz de llenar la iglesia una y otra vez todos los domingos e incluso entre semana. El pueblo amaba las procesiones con imágenes de los santos… Y organizó procesiones que luego supo convertir en excelentes catequesis. ¿La gente ama los símbolos? Se adaptó y trató de animarlos con la explicación de la palabra de Dios.

Director espiritual

Tal vez por su fuerte obediencia y espíritu eclesial -escribió el P. Bressani-, los superiores le confiaron a menudo el oficio de padre espiritual en nuestras casas de formación, tanto en Italia como en España y México. Y esta tarea le gustaba y la realizaba bien. De hecho, a veces era él quien buscaba la oportunidad de predicar retiros y ejercicios espirituales a sacerdotes, religiosos y religiosas, que luego lo buscaban como confesor y director espiritual.

Esto no significaba que infravalorara el apostolado entre la gente; al contrario, lo hacía siempre de buen grado, especialmente cuando se le asignaba este tipo de trabajo en nuestras misiones. Espontáneamente, entonces, siguió a grupos apostólicos como Cursillos de Cristiandad, Legión de María, Laicos Combonianos, etc.

Para no detenernos en otros muchos aspectos característicos del P. Enzo como, por ejemplo, su amor por la liturgia y el canto sagrado. A este respecto, quiero recordar que en México compuso un libro de cantos litúrgicos que tuvo una enorme difusión nacional. No sabría decir cuántas decenas de ediciones se hicieron y cuántos cientos de miles de ejemplares se distribuyeron.

Humanamente hablando, era un tipo que sabía apreciar y disfrutar de las cosas bellas y buenas de la creación: desde la belleza de la naturaleza hasta los paseos, desde las conversaciones agradables hasta una buena comida. También en esto se parecía mucho a Comboni y a San Francisco, que llamaban hermano a las cosas bellas que el Señor nos ha dado.

Un poco en broma, un poco en serio, un sacerdote español que lo conoció dijo de él: “El P. Canonici es un hombre feliz de vivir'”.

La enfermedad

Pero vayamos a un elemento que le marcó profundamente en las últimas décadas de su vida y que nos reveló a todos su gran espíritu de fe, la autenticidad de su amor a Dios y su verdadero espíritu religioso y misionero. Esto se materializó en su enfermedad y dolor.

El 20 de febrero de 1981, mientras estaba en México, sufrió un infarto de miocardio que, además de los dolores, los hospitales, los largos tiempos de recuperación… le obligó a reducir el ritmo de su actividad. El 2 de febrero de 1982 fue operado en Houston (EE.UU.) y se le colocaron tres bypass. Ha sufrido mucho. Al principio parecía casi perdido. Poco a poco se recuperó y, aunque redujo su actividad, siguió trabajando con su habitual espíritu sacerdotal y misionero.

En su vida obligatoriamente más tranquila, meditó sobre el dolor y, para ayudar a los demás a aceptarlo y valorarlo como instrumento de purificación y redención (como él había logrado hacer), escribió y publicó en México en 1983 el libro: ‘Amigo del enfermo’ y luego en Italia, 10 años después, el libro que muchos conocemos y apreciamos: ‘Il dolore che salva’. Él mismo puso como explicación al título la frase de San Pablo: ‘Completo en mi carne lo que falta a la pasión de Cristo, por el bien de su cuerpo que es la Iglesia'”.

Superior de Superiores

En 1989 regresó a Italia y se le confió la tarea de superior de la comunidad de la Curia de los Combonianos en Roma. Aceptó esa tarea por obediencia y la cumplió bien. Sin embargo, su salud era cada vez más precaria. A finales de marzo de 1994 fue ingresado en el hospital de Albano Laziale y el 30 de agosto en el hospital Gemelli de Roma para una nueva operación que debía realizarse entre el 3 y el 5 de septiembre, pero que no pudo llevarse a cabo debido a un nuevo infarto. Su hermana asegura que el P. Enzo tuvo esa crisis debido a una gran pena: justo en el hospital se había encontrado con un hombre que había empezado a vomitar insultos contra el Papa, la Iglesia y los sacerdotes. El padre Enzo no pudo hacer frente a la situación y sufrió un ataque al corazón.

Le siguió una larga estancia en el Hospital Gemelli entre septiembre y octubre de 1994. Aquí estuvo cerca de la habitación donde estaba hospitalizado el Papa Juan Pablo II, y celebró la misa con él. Escribiendo a un hermano sacerdote, notando que su salud se estaba debilitando una vez más, le dijo: “Reza por mí: el demonio se esfuerza por entrar en mi corazón a través de la puerta del desánimo, del fracaso, de la preocupación, del miedo a “¿qué pasará? y luego? y luego?”.

Hasta ahora, con la ayuda de la Virgen, he resistido y he conseguido mantenerlo fuera. Ayúdame también a mantener siempre la puerta cerrada para él. Siento que el Señor y la Virgen están cerca de mí y me quieren….

Releyendo la frase de San Ignacio de Antioquía, que hablando de sus cadenas y de su ya inminente martirio dijo: “Ahora empiezo a ser un verdadero discípulo de Cristo”, yo también me dije: “¡Qué fracaso y qué fracaso! Es ahora cuando empiezo a ser un verdadero misionero y un verdadero comboniano. Por Dios, ¿me lo creo o no?”. La meditación que le di primero a usted y luego al Papa dice mucho, creo, sobre esta “lógica que no es de este mundo”.

Sus últimos años en Brescia

Estaba escrito en los planes de Dios que el P. Enzo terminara su ministerio sacerdotal misionero donde lo había comenzado. En 1996 dejó su cargo de superior en Roma y fue a Brescia (tras unos meses en Pesaro) como responsable del ministerio y la asistencia espiritual a los religiosos y religiosas de la ciudad. Formó parte de la secretaría del CISM. Impartió con frecuencia ejercicios espirituales, retiros y conferencias, y estuvo disponible para celebraciones litúrgicas, misas y confesiones en institutos religiosos.

También encontró tiempo para dar clases de italiano a los jóvenes cofrades que venían de otros países, o dio clases de griego o latín a algunos alumnos, y trabajó mucho como traductor de libros del español al italiano, se ocupó de la correspondencia con los benefactores de la casa y se interesó por el jardín y las flores. Se encargaba de abrir la puerta de la casa a las cinco y media de la mañana y luego iba a la adoración hasta la hora de la misa. Durante el día se le veía a menudo en la capilla, y por la tarde, cuando todos se retiraban, seguía en la iglesia con su Amigo. Por la cantidad de trabajo que hacía, nadie habría adivinado que estaba enfermo. Y cuando los cofrades le invitaban a moderarse un poco, respondía: ‘Si tengo que morir, mejor que muera en el cadalso’.

Amigo y consejero

P. Enzo, que había sido tan criticado por su familia por su elección, acabó convirtiéndose en el primer consejero de los nietos. De vez en cuando escribía hermosas cartas a su familia, llenas de buenos sentimientos y sugerencias religiosas para que todos vivieran en el amor y la gracia de Dios. Antes de partir a la misión, envió sus saludos y agradecimientos a todos… “Gratitud y agradecimiento a mis queridos hermanos y hermanas, cuñados y cuñadas, y también sobrinos y sobrinas, que tan gustosamente me volvieron a ver, mostraron tanta alegría por tenerme con ellos en sus casas, y me colmaron de atenciones. Gracias, mis queridos familiares. Que Dios le pague como se merece.

Uno de ellos escribe: “Nos conocimos hace unos años. Acudí a su primer encuentro con un poco de inquietud y aburrimiento: un sacerdote, un misionero… seguramente tendría que soportar una pistola, me juzgarían y catalogarían. Mi entusiasmo ha bajado.

No fue así… Me abrazaste y me miraste y luego hablamos y yo… me sentí bien, hasta el punto de querer conocerte mejor. No me juzgaste ni categorizaste; no me cargaste con tu gran cultura con conversaciones difíciles. Hablaste con sencillez, con humildad y te pusiste a mi disposición, haciéndome querer ser un hombre mejor. No sé si seré capaz, pero sé que quiero intentarlo. Gracias por todo esto, querido tío Enzo. Sergio’.

Antes de dejar Italia, también se despidió del obispo de su diócesis, de sacerdotes, de amigos, de benefactores y de conocidos. En pocos años, el P. Enzo vio siete duelos en su familia. Todos fueron golpes a su sensibilidad, pero lo resolvió todo con fe. Alma franciscana, veía a la muerte como una hermana que nos introduce en el Reino de Dios, y lo demostró cuando le tocó a él.

Estaba listo para encontrarse con el Señor

Fue hospitalizado varias veces en Brescia, siempre por su corazón que enviaba señales dolorosas. A mediados de febrero le sobrevino un fuerte resfriado con bronquitis. Los hermanos lo ingresaron en el hospital sabiendo lo delicado que estaba, pero lo enviaron inmediatamente a casa porque “sólo era una bronquitis”. Así que lo llevaron a Milán, donde podría ser tratado mejor. En el camino le dijo al P. Lorenzo Gaiga: “Prepara mi obituario, porque esta vez me voy”.

Cuando parecía haberse recuperado y ya tenía previsto volver a Brescia (se lo había dicho a un cohermano por teléfono el domingo 9 de marzo) por la noche, antes de la cena, tuvo otro infarto. Esta vez fue fatal para él. La comunidad estaba en el refectorio y al ver que no llegaba (y siempre era puntual en los actos comunitarios), la enfermera fue a su habitación y lo encontró ya muerto.

P. Enzo se había preparado toda su vida para su encuentro con el Señor. Hablando de su muerte con su hermana -esto ocurrió unos días antes de su muerte- le prohibió llorar “porque -dijo- no se debe llorar por una cosa hermosa”. La muerte me hace encontrar por fin a mi madre, a mi padre, a mi hermano el P. Luciano y a los demás, por no hablar de la sorpresa de encontrar a Comboni, a tantos hermanos que he conocido… pero lo más hermoso será ver el rostro de la Virgen, de Jesús… Hemos vivido con el deseo de ver estas realidades, ¿y ahora nos parece justo lamentarnos o llorar porque se hagan realidad?

El martes, el cuerpo fue trasladado a Brescia y velado en la capilla de la comunidad. El padre Enzo permaneció así en “adoración” durante toda la noche. El miércoles por la mañana se celebró el funeral en la cercana iglesia del Buen Pastor, a la que el padre Enzo acudía a menudo para celebrar y confesar. Luego el cuerpo continuó hacia Verona. El P. Enzo fue enterrado en la capilla de los combonianos en la ciudad de Verona. Dejó un terrible vacío en la comunidad, también porque poco antes había muerto repentinamente el P. Bruno Novelli, y aún no había pasado el año desde la muerte del P. Antonio Giudici.

Un hombre justo

Durante la homilía de la misa de funeral, el viceprovincial de Italia, P. Teresino Serra, dijo:

“Hombre íntegro, justo y auténtico, en Brescia lo llamaban “el padre maestro”, y era un término apropiado porque era realmente un maestro de vida espiritual y misionera, un maestro de bondad, sencillez, fe y misericordia, y un maestro de obediencia.

Dondequiera que estuviera siempre se comportaba bien y dejaba un muy buen recuerdo en todos, sobre todo por su autenticidad. Moldeó con su vida y su ejemplo. La coherencia de su vida con los compromisos que asumió ante Dios le dio siempre autoridad en las comunidades donde estuvo.

En México, cuando le propusieron ser formador, dijo: “Soy 35 años mayor que los chicos; ¿cómo voy a entenderlos?”. Sin embargo, después de una hora de oración, se dirigió al superior y le dijo: “Si me considera apto, acepto”. Fue una buena elección porque fue capaz de arreglar muchas cosas.

P. Enzo también fue párroco: misionero en Baja California y luego en una parroquia satélite en Ciudad de México, que ahora tiene 2 millones de habitantes, y en una parroquia de pobres, Virgencita. Como pastor tenía tres directrices: formar líderes, cuidar el catecumenado y animar los grupos bíblicos. Creía en la Palabra de Dios y sabía que podía cambiar a las personas y hacerlas mejores. Predicaba bien, aunque era un poco prolijo. Se preparó meticulosamente, todo escrito, pero luego no leyó, sacó del corazón.

Luego está el P. Enzo, el misionero, con sus cuatro amores: amor a la misión, al Instituto, a Comboni (era un ávido lector de Comboni y escribía mucho sobre Comboni, especialmente en Esquila Missional, la revista de los combonianos en México), amaba a sus cohermanos y se sacrificaba voluntariamente para acudir en su ayuda.

Tenía una gran nostalgia por la misión y pidió, hasta tres meses antes de su muerte, volver, al menos para morir’.

El apostolado de la enfermedad

El apostolado de la enfermedad fue el compromiso del padre Enzo durante los últimos diez años. Cada día estaba en riesgo. Todos los días Dios podía llamar a su puerta. Fue capaz de convertir la enfermedad en un apostolado. Escribió el libro Dolor que salva y la reseña apareció en L’Osservatore Romano y Avvenire.

‘Amo la vida, soy feliz incluso en la enfermedad y el sufrimiento, y en el dolor encuentro cada vez más a quien me da alegría, a quien me da fuerza’. Luego cita al Papa pidiendo a cada enfermo que transforme su enfermedad en un apostolado, en una evangelización.

Veinte años de enfermedad han sido un himno a la bondad de Dios. Creo que cuando se llega a este grado de aceptación serena y apostólica del dolor experimentado en la propia carne -escribe el P. Bressani- se es una persona madura para el cielo. Y así, el Señor se lo llevó en un momento inesperado y repentino para nosotros; pero, sin embargo, al comienzo de este año comboniano. Se podrían decir muchas otras cosas sobre el P. Enzo, pero lo que se ha dicho creo que es suficiente para tener la imagen de él como un excelente misionero y un maravilloso hijo de Comboni que ahora puede ver a Dios cara a cara”.

Las flores del Padre Enzo

Dijimos que el padre Enzo amaba las flores y que tenía un alma franciscana. Era él quien se molestaba en recoger las migas de las tablas para dárselas a los pájaros que se posaban en el alféizar de la ventana.

P. Enzo era de la tierra de San Francisco, y lo subrayaba a menudo. “Las flores son los besos diarios de Dios”, solía decir. Y los cultivó con amor. Pero había otras flores que el padre Enzo cultivaba.

La primera flor fue la del optimismo y la esperanza. El padre Enzo nunca estuvo triste, nunca dejó de estarlo en 20 años de enfermedad. Siempre avanzó con optimismo, siempre dispuesto, siempre obediente.

La segunda flor es la de la bondad y la generosidad. Era un hombre de inmensa ternura, especialmente con los que sufrían. Él, que estaba enfermo, compartía las preocupaciones y los sufrimientos de los demás. A un hermano sometido a diálisis le dijo varias veces: “Si muero antes que tú, te daré mis riñones, que son buenos”. Y lo dejó por escrito. De hecho, cada año enviaba una carta a sus superiores recordándoles su deseo de donar sus órganos. Debido a las circunstancias de su muerte, esto no fue posible.

Hacia sus cohermanos y compañeros de trabajo tenía un especial espíritu de acogida. En la fiesta de San Pedro de 1994, estando lejos de su sede, escribió a uno de sus hermanos llamado Pedro: “Queridísimo Pedro, el afecto fraternal que nos une no conoce la distancia, y la oración mutua aún menos. Aquí estoy para desearte un feliz día del nombre. Que el querido santo cuyo nombre llevas te haga cada vez más amante de Jesús y mensajero entusiasta de él como lo fue él. Desde el silencio y la paz de esta hermosa villa donde me he reunido en oración, estoy cerca de ti’.

La tercera flor es la de la humildad. En una de sus cartas hace suya una “bienaventuranza añadida” que dice: “Dichosos los inútiles porque son necesarios”. Esta humildad lo puso a disposición de los planes de Dios en su vida. Siempre deseoso de volver a la misión, pudo quedarse en Italia para cumplir lo que sus superiores le pedían. Y siempre con alegría, diciendo que estaba bien, convencido de que incluso en la enfermedad, incluso a través de la enfermedad, podía hacer el bien.

La cuarta flor es el cuidado de las personas. Supo sufrir con los que sufrían y alegrarse con los que se alegraban. Sufría cuando veía a algunos hermanos mediocres, con una espiritualidad insuficiente y que rezaban poco. Se sentía crucificado cuando oía que algún religioso o sacerdote abandonaba su vocación. Sufría cuando oía que la gente hablaba mal de la Iglesia o del Papa. También sufrió físicamente. Se mostró entusiasmado al decir que había sido ordenado por el Papa Montini, cuando era arzobispo de Milán, y relató con alegría la misa que celebró con el Papa Juan Pablo II cuando estaba hospitalizado en el Gemelli. “Fui el celebrante principal y el Papa concelebró conmigo y también quiso que le predicara. Se lo di y me escuchó”. Lo dijo con sencillez mientras sus ojos brillaban de emoción.

El amor a la Iglesia y al Papa se convirtió en una obediencia total e incondicional a la Jerarquía y a los superiores religiosos. Se procuró todos los documentos de la Iglesia para la comunidad, los leyó, los meditó e invitó a los hermanos a hacer lo mismo. En este aspecto se identificaba perfectamente con Daniel Comboni, que había hecho de la obediencia al Papa un punto fundamental de su vida misionera. Pero la obediencia del padre Enzo no era pasiva, sino creativa.

De carácter activo, buscó entrar en el espíritu de la Iglesia y luego lo puso en práctica con toda la creatividad de la que era capaz. Por poner un ejemplo: fue él quien, después del Concilio, insistió en la concelebración diaria en las comunidades con varios sacerdotes y en la comunión diaria bajo las dos especies, cuando esto todavía parecía inusual. Fue él quien sugirió al P. Aldo Gilli que le ayudara a preparar el Vía Crucis Comboniano.

La quinta flor es la oración. Este era el punto fuerte del padre Enzo. Cuando estaba en la iglesia, nunca se cansaba, como cuando era niño. Con la oración forjó a sus hermanos y a sus seminaristas en los distintos seminarios donde fue formador. Incluso últimamente, cuando estaba enfermo, estaba en la capilla a primera hora de la mañana y era el último en salir. Estaba feliz de estar en la iglesia.

La sexta flor era la devoción a la Virgen. El hecho de haber perdido a su madre a una edad temprana le llevó a adoptar a María Santísima como su verdadera madre. Quiso añadir a su nombre de bautismo el de María, Enzo-Maria. Nunca faltaban imágenes de la Virgen en su habitación, en sus libros de devoción, de estudio o de lectura. Y sabía elegir imágenes hermosas, a veces artísticas. Tenía buen gusto.

El anillo del Padre Enzo

P. Enzo llevaba un anillo en el dedo, un anillo, no precioso pero sí significativo. Él mismo dio la explicación por escrito a un cofrade. “Para mí, la fiesta de la Inmaculada Concepción no sólo es una de las más bellas fiestas de la Virgen, sino también el aniversario de mi consagración total a ella, según la doctrina de San Luis Grignon de Montfort. Después de dos años de preparación leyendo el Tratado de la verdadera devoción, El secreto de María y otros libros, hice mi consagración a ella. Fue el 8 de diciembre de 1949 en el seminario de Asís. Estaba en el tercer año de la escuela secundaria. Fue un hito en mi vida espiritual. Lo renuevo en cada gran fiesta de la Virgen y varias veces al día con la breve fórmula: ‘Tuus totus ego sum et omnia mea tua sunt: depositum custodi. Praebe mihi cor Iesu fili tui’. Pueden imaginar la alegría que sentí cuando vi esas mismas palabras en el escudo del Papa Juan Pablo II. Inmediatamente pensé (y él lo confirmó varias veces): ‘Juan Pablo II debe haber hecho la consagración a la Virgen según Montfort. El rosario-anillo que llevo en el dedo desde el 40º aniversario de mi consagración en 1989 quiere ser un recuerdo y una memoria constante de esta total pertenencia a ella”.

Al adornar los altares, los cuadros, las estatuas de la Virgen, a algunos les parecía incluso exagerado. Siempre quería los adornos más bonitos, las flores más abundantes y frescas. En su entusiasmo por la Virgen se arriesga incluso a parecer un poco ingenuo. Pero no: lo hizo con todo el entusiasmo y el amor de un niño hacia su madre. ¿Y quién no recuerda al P. Enzo con las cuentas del rosario en las manos, rezando muchos rosarios cada día: en la iglesia o paseando y, cuando podía, invitando a otros a rezar con él?

Veneraba a la Virgen, hablaba de ella, estudiaba los documentos de la Iglesia que se referían a ella, profundizaba en su devoción a la luz de la Palabra de Dios. En resumen, su devoción no era pietista, sino que estaba firmemente basada en la teología. Era un especialista especialmente en la devoción a Nuestra Señora de Guadalupe.

Voces amigas

Al final de la misa de funeral, un representante de los laicos combonianos tomó la palabra para recordar lo que el P. Enzo había hecho para animar a su grupo, del que había sido coordinador, consejero y amigo durante años.

Mons. Orsatti, Vicario Episcopal para la Vida Religiosa de la diócesis de Brescia, dijo: “El agradecimiento de toda la diócesis y del obispo Giulio es debido, porque en Brescia el P. Enzo concluyó el último tramo de su vida apostólica y misionera. No sólo fue miembro de la Vida Consagrada, sino que también fue consejero del secretariado diocesano con su palabra ilustrada y su discreción. Dios lo tenga en la gloria, nosotros en la memoria agradecida’.

Las palabras de agradecimiento del P. Alberto Pelucchi, superior de la comunidad comboniana de Brescia, concluyeron la ceremonia que, a pesar de su tristeza, tuvo un tono pascual.

El P. Enzo descansa ahora en la tumba de los Comboni en el cementerio de Verona, pero sus buenos ejemplos permanecerán durante mucho tiempo en el corazón de todos los que lo conocieron, estimaron y amaron. (P. Lorenzo Gaiga, mccj)

Un día llegó a Gozzano y preguntó si había algún instrumento musical entre las cosas viejas. Sí -le contestó el superior-, allí hay un viejo armonio, pero está todo roto y no sé para qué puede servir. “No te preocupes si se rompe; dámelo, yo me encargo del resto”. Lo cargó y lo llevó a Gordola. Más tarde se supo que el instrumento salió de sus manos como nuevo.

Un misionero a la antigua, trabajador, capaz de hacer cualquier cosa, incluso ser hortelano, nunca destacó, nunca mostró necesidad. Sentía que no se le debía nada y aceptaba todo como un regalo.

La última lección

Mientras tanto, su salud cayó en picado. En 1995 tuvo que acudir al Centro Ambrosoli de Milán. Pero aceptó la situación sin rechistar, incluso cuando tuvo que esperar a que llegara alguien para ayudarle a dar unos pasos. Esta era la versión más elevada de su actitud interior en la vida, que le hacía ver todas las cosas y todos los acontecimientos como un regalo del Señor.

El hermano Zabeo, el enfermero, dijo: “Al ver la serenidad en su rostro mientras su cuerpo estaba lleno de sondas y tubos, uno recibía de este viejo y paciente misionero una última y elevada lección de espiritualidad. Sí, fue el cordero que se sacrificó por su pueblo de la Baja California, al que siempre llevó en su corazón. Su larga enfermedad fue la última lección de catecismo que impartió, no a los niños de la Baja California ni a los Moretti de Etiopía, sino a sus cohermanos y a las enfermeras que estaban a su lado. Esa serenidad y paz que emanaba constantemente de su rostro, que debido a su enfermedad debería haber expresado un gran sufrimiento, te dejaba atónito, es mejor decir edificado’.

Después de los funerales en Milán, a los que asistieron algunos familiares y muchos Hermanos, el cuerpo fue enterrado en el cementerio de Venegono Superiore, donde nuestro Hermano había comenzado su camino que le llevó a ser misionero. Que tenga una mirada especial desde el Cielo sobre los Hermanos que, como él, buscan construir el Reino de Dios con el trabajo de sus manos y el testimonio de su vida. 

P. Lorenzo Gaiga

Del Boletín Mccj nº 209, enero de 2001, pp. 114-120