Fecha de nacimiento: 21/11/1940
Lugar de nacimiento: Povegliano/I
Votos temporales: 09/09/1964
Votos perpetuos: 09/09/1967
Fecha de ordenación: 30/06/1968
Llegada a México: 19
73
Fecha de fallecimiento: 17/03/2018
Lugar de fallecimiento: Newark/USA

El P. Luigi Zanotto nació en Povegliano, no lejos de Verona, Italia, el 21 de noviembre de 1940, uno de los ocho hijos de una familia de fe profunda. Después del noviciado en Florencia y el escolasticado en Verona, fue ordenado el 30 de junio de 1968.

Inmediatamente después de la ordenación, fue enviado a Sulmona como formador del seminario menor y luego a Roma, donde estudió durante un año (1972-1973) en la Universidad Gregoriana, obteniendo el bachillerato en teología con especialización en pastoral.

El 11 de abril de 1973 fue destinado a México a trabajar entre los indígenas.

Su primera misión fue Chiltepec (Oaxaca), una pequeña parroquia perteneciente a lo que hoy es la diócesis de Tuxtepec. En septiembre de 1975, leemos en una de sus cartas, comenzó la construcción de los edificios parroquiales que deberían haber sido terminados para la Navidad. Desde el principio, de hecho, el P. Luigi demostró su capacidad de trabajo y el interés por mejorar las estructuras de la misión, aunque lo más importante, recuerda el P. Enrique Sánchez G., fue el deseo de profundizar la realidad del mundo indígena con una preocupación pastoral que siempre le ha acompañado.

En mayo de 1976, el P. Pini le propuso formar parte del grupo misionero que estaba comenzando una labor pastoral en la Colonia Virgencitas, en las afueras de la Ciudad de México, una “experiencia de misión urbana”.

En diciembre de 1977, aún en Chiltepec, supo que el arzobispo de Oaxaca le había pedido quedarse unos meses en Tuxtepec para seguir a los jóvenes y comenzar la inauguración de una parroquia, pero permaneció allí hasta octubre de 1979 para seguir las obras e introducir su sucesor. Se le había concedido, de hecho, volver a Europa para continuar sus estudios de pastoral y catequesis, como había pedido.

Pasó alrededor de un año en Puerto Limón, Costa Rica, un área habitada por una población afro, donde, por encargo del obispo, con un espíritu tan vivaz y creativo como siempre, colaboró en la renovación del clero local, coordinando y dando “conferencias, retiros, cursos de capacitación para laicos – como él mismo escribe –  comunidad y líderes de comunidad. Nos contentamos con la consideración y estima del obispo y de los sacerdotes hacia los combonianos. Hay momentos de prueba, pero es normal para nuestro papel específico de estímulo en el desarrollo de una Iglesia local”.

Finalmente, en septiembre de 1981, pudo ir a España para el curso de catequesis y permaneció allí durante cuatro años. Regresó a México con su doctorado en pastoral y catequesis y se le propuso regresar a la diócesis de Tuxtepec para hacerse cargo de la gestión y organización del Instituto de Papaloapan. Se puso a trabajar con entusiasmo y dedicación a pesar de que no siempre se sentía apoyado y comprendido.

Al mismo tiempo, también se hizo cargo del secretariado nacional de evangelización y catequesis y se empeñó en llevar adelante el proyecto de una sucursal de la Universidad Ibero-americana en Tuxtepec para la formación de laicos.

Después de un año estudiando inglés, en 1992, el P. Luigi fue a los Estados Unidos para un servicio de dos años, que se amplió con su asignación a la NAP a partir del 1 de enero de 1993.

La segunda etapa de la vida misionera del P. Luigi comenzó en la parroquia afro-americana, atendida por los combonianos en Compton, California, al sur de los Ángeles. Después de la experiencia de adaptación a la vida de la NAP en la parroquia de S. Alberto Magno, estuvo encargado de la administración de la parroquia hispana de Santa Cecilia. Aquí también demostró, una vez más, su capacidad de pensador fuera de los esquemas y de identificar las necesidades del pueblo; dar a cada grupo la oportunidad de seguir sus tradiciones religiosas y populares, no sólo dio ímpetu a la vida parroquial sino que favoreció la unión entre todos.

En 2006, después de un año sabático para terminar de escribir los tres volúmenes sobre la catequesis, Profundizando y Madurando Nuestra Fe, se le pidió que se trasladara a la costa este de los Estados Unidos y asumiera un nuevo ministerio en el campo de la justicia y la paz. La difícil decisión de la NAP, en 2009, para que se hiciera cargo de Santa Lucía en Newark, Nueva Jersey, una parroquia multi-étnica, originalmente italiana, dio nueva vida a la comunidad de Montclair, NJ. El P. Luigi fue invitado a vivir en la parroquia durante un año.

Fue allí donde la enfermedad que lo llevaría a la muerte, un tumor de cerebro agresivo, le golpeó. Sin embargo, todavía tuvo la oportunidad de renovar las estructuras que se desmoronaban, para reunir a personas de diferentes situaciones.

El P. Luigi voló al Padre el 17 de marzo de 2018. Su funeral fue un testimonio de su vida sacerdotal gastada para la gente y esto fue enfatizado por la participación activa de la policía y los bomberos de la ciudad de Newark, de la que se había convertido en el capellán amado.