Nace el centro Laudato Si’ en Uganda

El Centro Laudato Si – Comboni Uganda (LSCC) fue establecido por los misioneros combonianos en Uganda en enero de 2023, para coordinar las actividades de la Acción Comboniana para el Medio Ambiente y la Promoción Humana (CAEHP).

LSCC proporciona un foro para entrelazar la evangelización (anunciar el Evangelio) con el apostolado social (promoción humana, transformación social y protección del medio ambiente), con el objetivo de contribuir a proporcionar una solución innovadora a los desafíos ecológicos en Uganda.

La creación del Centro Laudato Si’ por los Misioneros Combonianos en Uganda se inspiró en la carta encíclica del Papa Francisco Laudato Si de 2015, que nos llama a la conversión ecológica. En segundo lugar, fue una respuesta a la invitación del XIX Capítulo General de los Misioneros Combonianos a desarrollar y facilitar caminos de acompañamiento para favorecer la conversión a la ecología integral en nuestra espiritualidad y formación, potenciando las iniciativas combonianas en este sentido y colaborando así en transformación social como lo indican las encíclicas Laudato Si’ (LS) y Fratelli Tutti (FT).

Inspirándonos en estos dos documentos de las encíclicas del Papa y en el carisma de la familia comboniana, queremos participar en la lucha contra la degradación ambiental, humana y social como una forma de atender a las personas vulnerables de nuestra sociedad y cuidar de nuestra casa común. como nos lo propone la iglesia.

El Centro Laudato Si’ colabora con grupos de personas (en nuestras parroquias e instituciones) y actores relevantes que están comprometidos con el proceso de conversión ecológica y la profundización de su relación con Dios como Creador y con todos los miembros de la iglesia. Utilizando la metodología clásica de VerJuzgar y Actuar, los miembros se reúnen regularmente para orar, reflexionar, analizar y actuar con amor compasivo y preocupación por nuestra casa común.

El Centro fue inaugurado el 1 de mayo de 2023 bajo el lema: Juntos por nuestro medio ambiente. El Centro Laudato Si Comboni Uganda se crea para coordinar las actividades de la Acción Comboniana para el Medio Ambiente y la Promoción Humana.

La iniciativa fue iniciada por el Hno. Cosmas Ochan Okech y el Hno. Michael Avaga, Misioneros Combonianos de Uganda, con la guía del Superior Provincial, el P. Anthony Kibira Kimbowa.

Cada tercer miércoles de mes, los directores de LSCC y algunos miembros del Movimiento de Trabajadores Católicos van a un programa de radio en Radio María para sensibilizar a la gente sobre el tema de la protección del medio ambiente, a la luz de Laudato Si’.

Visión

La visión del Centro Laudato Si – Comboni Uganda será; “Ser el centro líder que ayuda a las comunidades a abrazar la transformación humana, la sostenibilidad de nuestra casa común (Madre Tierra) y la protección del medio ambiente”.

Misión

La misión de LSCC – Uganda será; “Ayudar a las personas a responder de manera sostenible a la crisis ecológica de nuestro tiempo y tomar acciones para proteger el medio ambiente y defender a los vulnerables de nuestra sociedad mediante la implementación de proyectos y programas que mejoren los medios de vida”.

Meta

El objetivo principal es responder al grito de la Iglesia por la protección de la Madre Tierra (cuidado de la casa común) tal como lo dirige la encíclica Laudato Si’ de 2015.

Objetivos

1. Realizar un análisis ecológico más amplio de la crisis ambiental a través de la investigación, promover una educación ecológica más profunda y crear conciencia sobre la necesidad de proteger nuestra casa común.

2. Promoción, lobby y campañas por un medio ambiente limpio: involucrar al gobierno y a las partes interesadas relevantes en todos los niveles para hacer cumplir mejores políticas ambientales para conservar la naturaleza y proteger nuestra casa común.

3. Promover la acción colectiva hacia la restauración de la naturaleza a través de la reforestación, la conservación, la agricultura orgánica y la innovación social en la gestión de residuos utilizando las 5R (Rechazar, Reducir, Reparar, Reciclar y Reutilizar)

4. Participar activamente en el día mundial del medio ambiente y buscar opciones alternativas de vida para la transformación personal y social.

5. Cerrar la brecha en nuestro ministerio de evangelización.

Programas

Los programas del centro incluyen:

  • Desarrollo de capacidades de los miembros para abordar eficazmente los desafíos ecológicos y sociales.
  • Promoción de acciones individuales y comunitarias hacia la conversión ecológica y la promoción humana.
  • Sensibilización comunitaria
  • Capacitación en agricultura, forestación y liderazgo ecológico.
  • Empoderamiento juvenil
  • Transformación de género
  • Animación misionera y promoción vocacional
  • Promoción de la celebración litúrgica basada en el medio ambiente.
  • Beca (compartir ideas innovadoras con otras ONG e instituciones gubernamentales)
  • Innovación social
  • Promoción de la solidaridad
  • Promoción de la gestión sostenible de residuos

La integridad de la creación es un aspecto importante de la evangelización misionera comboniana, pero se le ha prestado poca atención mientras ministramos a los más pobres y abandonados. Por lo tanto, LSCC ayuda a abordar esta brecha para que nuestro ministerio sea completo.

Apoyamos la educación

Por: P. Benjamín Rodríguez, mccj
desde Kangole, Uganda

Les escribo desde Kangole, Uganda, en donde ya había estado hace nueve años. La misión se ubica al noreste del país, en la frontera con Kenia; aquí atendemos a los karamoyón.

Uno de los principales objetivos en Kangole es atender las tres escuelas que tenemos en la misión; son dos escuelas primarias y una secundaria. En Uganda, y en la mayoría de países africanos las escuelas son internados. Una primaria es para niños; la otra, para niñas; y la secundaria es para señoritas. ¡Cada una cuenta con una población de aproximadamente mil alumnos! Y a todos les ofrecemos educación y alimentos.

Las tres escuelas son atendidas por diferentes congregaciones religiosas. La primaria para niños está bajo el cuidado de las Hermanas de María; la de niñas es atendida por las Misioneras Combonianas; y la secundaria de las chicas, por las Hermanas del Sagrado Corazón. Desde hace 90 años se fundó esta primera misión católica en Karamoya, obra que siempre se ha caracterizado por dar prioridad a la educación.

Todos los días celebramos misa y los alumnos se van alternando porque es imposible tenerlos a todos juntos. Es importante resaltar que los karamoyón son pastores, por lo que tener a los niños en internados en las escuelas es un reto, pues los padres prefieren que sus hijos cuiden del ganado que la familia posee, en lugar de «perder el tiempo en la escuela». En el caso de las niñas, el reto es aún mayor, pues de acuerdo a su cultura, ellas deben hacer las labores de la casa y ayudar a su mamá con los hermanos menores. Y aunque los misioneros hemos sido muy cuidadosos en respetar su cultura, también hemos tratado de animar a la gente a cambiar su forma de pensar para que todos tengan acceso a la educación y a un desarrollo en todos los aspectos.

Personalmente me siento muy contento al ver la cara de felicidad de las niñas y niños que tienen la oportunidad de ir a la escuela. Gracias a la falta de celulares, estos niños no se distraen y permanecen muy atentos a las indicaciones de sus maestros y de sus mayores.

Nuestras escuelas no sólo son para los niños de familias católicas, también hay musulmanes y de otras denominaciones cristianas; debido al prestigio de nuestro colegio en toda la región, también vienen chicas y chicos de las tribus cercanas de Kenia y de otras zonas de Uganda.

Me gustaría terminar esta carta alentando a niños y jóvenes para que aprovechen la oportunidad de prepararse en la vida, en especial cuando nuestros padres entienden que es lo mejor que harán por nosotros. Aquí, aún hay que convencer a los papás para que dejen que sus hijos sean también los protagonistas de un cambio en sus vidas, sobre todo de la mano de Dios, pues como dijo san Daniel Comboni, queremos «salvar África con África».

Que Dios los bendiga, y me encomiendo a sus oraciones.